El duelo por el fallecimiento de alguien cercano es un proceso de adaptación de nuestras emociones ante la pérdida. Superar la muerte de un ser querido nos permite restablecer el equilibrio personal que ha quedado alterado.

Las consecuencias emocionales están directamente relacionadas con la persona que hemos perdido y también con la manera en la que se ha producido esa pérdida. Siempre supone una enorme tristeza y un gran dolor.

Una correcta gestión del duelo puede tener consecuencias muy graves que afecten al estado psíquico y a la conducta de la persona, como los estados depresivos crónicos. A pesar del sufrimiento que causa, es un proceso necesario para poder continuar en nuestra realidad y vivir sin la presencia de nuestro ser querido.

Para manejar esta intensa emoción hay primero que reconocerla, después comprenderla y por último aprender a conducirla, y en este proceso te vamos a guiar y a acompañar en nuestro Centro de Hipnosis HIPNO180.


¿Qué es el proceso de duelo?

El duelo es un proceso interno que se produce ante la pérdida de una relación afectiva, sea del tipo que sea, pudiendo ir desde la pérdida de un trabajo, la ruptura de una relación de pareja hasta la muerte de un ser querido. Es la adaptación de las emociones ante una pérdida.

Es una de las experiencias más duras por las que puede pasar un ser humano a lo largo de su vida. Nadie nos enseña a gestionar el duelo y aceptar la muerte como parte de la vida no es tarea sencilla.

¿Cuáles son las características del duelo?

Una de las principales características del duelo es que puede tener consecuencias tanto físicas como emocionales.

Suele suponer un desequilibrio del comportamiento, apareciendo sentimientos como la tristeza, la desilusión o el sufrimiento; un dolor profundo por la pérdida, lo que puede provocar  otros problemas como por ejemplo, problemas en el sueño, adelgazamiento, problemas alimenticios, ciertas enfermedades, estrés…

El duelo en muchas ocasiones puede causar serios conflictos en las relaciones interpersonales, puesto que la persona no acepta la ayuda o el apoyo de aquellos que la rodean y se aísla, lo cual provoca otro tipo de problemas psicológicos.

¿Cómo gestionar el duelo?

Nadie nos ha enseñado a gestionar nuestras emociones, no solemos o nos resulta muy costoso expresar lo que sentimos, lo cual nos puede llevar a “estallar” cuando menos lo esperemos.

El duelo es un proceso doloroso, pero es necesario que la persona escuche sus emociones, que se conozca a sí misma.

Hacer frente al miedo y a las inseguridades es muy ventajoso en el proceso de duelo. La persona debe ser capaz de dar el paso a la siguiente etapa y para esto debe ser consciente de que el fin es su bienestar, solo así conseguirá gestionar de forma adecuada el proceso.

¿Existen diferentes tipos de duelo?

En concreto existen ocho tipos diferentes de duelo, es importante conocer las diferentes formas de las que se puede presentar.

  • Duelo anticipado

    Se produce antes de la muerte y se da en el caso de largas enfermedades. Cuando la muerte llega, al fin, la persona puede sentirse aliviada. Suele ser un duelo largo y es aconsejable contar con ayuda para poder expresar el dolor y las emociones que van surgiendo.

  • Duelo sin resolver

    Si no conseguimos entender cómo superar la muerte de un ser querido y no trabajamos el duelo, se puede quedar estancado en alguna de las fases. Hablamos de duelo sin resolver cuando la persona lleva estancada en el proceso entre un año y medio y dos años. Comunicarnos y expresar nuestros sentimientos evitará que el duelo se convierta en crónico.

  • Duelo crónico

    Cuando el duelo se apodera de nuestra vida y está presente en todo lo que hacemos, se le denomina crónico o patológico. El dolor y la muerte están en nuestro pensamiento de forma recurrente. Es muy importante que identifiquemos el problema, que lo aceptemos y busquemos ayuda profesional.

  • Duelo ausente

    En este tipo de duelo la persona queda bloqueada en la primera fase, la negación, y no consigue avanzar. Debe aceptar la nueva realidad y para eso tiene que apoyarse en los demás buscar ayuda para asumir lo que ha sucedido.

  • Duelo retardado

    Es un duelo que tarda más en llegar porque se ha contenido, la persona siente que debe ser fuerte y controlar la situación, de esta manera no deja salir a la luz determinados sentimientos. Hay que dejar fluir lo que se siente, todos debemos pasar nuestro duelo para poder volver a vivir.

  • Duelo inhibido

    Hay personas a las que les cuesta mucho expresar y decir cómo se sienten. Puede que no sepan cómo expresar sus emociones de forma adecuada. La persona que sufre un duelo inhibido puede tener algún tipo de dolor psicosomatizado. Psicosomatizar es un modo de expresar las emociones en nuestro cuerpo, de expresar el dolor.

  • Duelo desautorizado

    Este duelo sucede cuando el entorno no acepta que la persona esté en duelo, bien porque no aprobaban esa relación o bien porque se la considera una persona no merecedora de un duelo. Cada uno decide sobre sus sentimientos y nadie puede hacerlo por nosotros. Pasar por el duelo es necesario.

  • Duelo distorsionado

    Este duelo aparece cuando la persona tiene una reacción desproporcionada, porque ya ha vivido un duelo anterior por la muerte de un ser cercano. Puede que al volver a vivir una situación parecida por otra muerte, reaccione de la misma forma que reaccionó en el primer duelo, lo que dará lugar a un duelo distorsionado.

Cada duelo es distinto y se debe vivir de forma individualizada. No todos los duelos hacen sentir las mismas sensaciones.

¿Cuántas fases hay en el duelo?

En el duelo existen cinco fases:

  • - Fase de Negación: Negarse a sí mismo o al entorno que ha ocurrido la pérdida.

  • - Fase de Enfado, Indiferencia o Ira: Estado de descontento por no poder evitar la pérdida que sucede. Se buscan razones causales y de culpabilidad.

  • - Fase de Negociación: Negociar consigo mismo o con el entorno, entendiendo los pros y contras de la pérdida. Se intenta buscar una solución a la pérdida.

  • - Fase de Dolor Emocional (o depresión): Se experimenta tristeza por la pérdida. Pueden darse episodios depresivos.

  • - Fase de Aceptación: Se asume que la pérdida es inevitable. Es el fin del proceso de duelo.

¿Cuánto dura el duelo por un ser querido?

Realmente no existe un tiempo determinado de duelo, los expertos señalen entre el año y medio y los dos años como fecha límite. La mayoría de las personas saben que tienen que pasar un periodo de tiempo de dolor y de sufrimiento, también saben que llegará un momento en que puedan continuar con su vida a pesar de la pérdida.

El tiempo de duelo en cada persona es diferente, los doce meses parecen ser una fecha clave para empezar a sentir un cierto alivio pero eso no quiere decir que la persona haya superado esa muerte.


Contacta con nosotros y solicita una entrevista informativa sin compromiso

Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios
* Nombre * E-mail Teléfono
* Mensaje *He leído y acepto la política de privacidad
Acepto recibir novedades y correos promocionales.

Opiniones